viernes, 25 de enero de 2008

AL PUEBLO DE MÉXICO: PRESENTE


En la situación de PEMEX, como en todo el rubro energético, cumpliremos lo prometidoSólo los incapaces, los medianos y los desconfiados, pueden creer queNo lucharemos contra viento y marea, contra la privatización

Porque si hay algo seguro para nosotros, como nuestra portentosa ideología, es queLa transparencia, la verdad, la claridad en nuestro pensamiento, son fundamentales, No impulsaremos, cueste lo que cueste, la inversión extranjera
Para alcanzar nuestras más caras y elevadas ambicionesDemostraremos, con la contundencia del rigor, que es una gran estupidez creer queLas empresas extranjeras formarán parte de PEMEX y se adueñarán del petróleo como en tiempos pasadosAseguramos, con toda nuestra fuerza por delante, sin duda alguna queLa reforma energética así como la privatización petrolera no será el fin principal de nuestra política Pese a eso todavía hay idiotas, mentes débiles y atrasadas que sueñan o piensan que Se pueda seguir manipulando, engañando a la gente con que PEMEX no funciona y pueda resurgir sin ayudaCon el dinero de las compañías extranjeras, como la Halliburton, Exxon, quienes harán lo imposible para queSe acaben los grandes privilegios, los beneficios personales y los negocios sucios
No permitiremos, ¡lo afirmamos categóricamente! de ningún modo que PEMEX muera de inanición en la más absoluta miseria y condenada a los intereses más rapaces y corruptosCumpliremos a los mexicanos, lo hemos hecho desde que tenemos el poder, nuestros propósitos de que aunqueNuestras ambiciones y la de nuestros políticos más comprometidos con estos intereses estén agotadosPEMEX es de los mexicanos, de la nación y de la patria hasta queComprendan con toda claridad, todos aquellos incrédulos, desde ahora que Somos, gracias a tu beneplácito, la nueva forma de gobernar México.


Ahora bien, que si usted desea encontrar el verdadero significado y desenmascarar al gobierno de Calderón le pido vuelva usted a leerlo renglón por renglón pero esta ocasión hágalo de abajo hacia arriba. Por eso le digo “gire el disco al revés”, o “el doble discurso”.