viernes, 22 de febrero de 2008

El Escondite de Libertad


La voracidad mi estimado es la raíz de toda barbarie, el microscópico gobierno de Felipe Calderón se acelera para imponer “la reforma energética” que no es otra cosa que la entrega de los bienes de la nación a particulares. Calderón sabia que no podía hacer realidad su sueño “erótico” neoliberal personalmente, por eso lo dejo en manos de las lacritas prianistas que han prohibido el término privatización, mientras que modernización, alianza estratégica, flexibilación y cualquier otra estupidez similar son vendidos como el término políticamente correcto. Y en medio del debate sobre PEMEX la semana pasada en el Distrito Federal estallo un artefacto de fabricación militar en calles cercanas al edificio de seguridad pública capitalina, hay varios sectores que piensan que es una maniobra del gobierno legal con el propósito de traer al DF aun escenario de violencia generalizado ya conocido en varios estados de la republica, el objetivo central se podría leer de la siguiente manera: desprestigiar al gobierno capitalino al involucrarlo en la supuesta lucha antidrogas, (lo que hasta ahora no ha podido hacer), y así imbricar al jefe de Gobierno Marcelo Ebrard en una lógica de reconocimiento del poder espurio a fin de distanciarlo de Andrés Manuel López Obrador y, sobre todo, de la defensa de los derechos de la nación.

Para acabar: En México ya pasamos en materia judicial -por propuesta del que le esta metiendo muchos goles al crimen organizado- (no se ría) del “usted perdone” al “yo creía”, de la garantía histórica de respeto al hogar a la carta abierta para que cualquier agente o militar pueda meterse a cualquier morada arguyendo razones falsas sin que luego haya consecuencias o castigo para esos abnegados servidores públicos. Una propuesta que de origen es ilógica porque simple y sencillamente la mayoría de ustedes no tienen alianzas con los narcos (como si las tienen los políticos) no atracan a millones de ciudadanos (como si lo hace el gobierno legal) ni se sientan a la mesa con personajes y empresarios siniestros (como si lo hace Calderón) esta nueva ley será votada el martes en San Lázaro, y seguramente aprobada por PRI, PAN y Verde Oportunista, faltando la autorización de los congresos locales dominados por gobernadores prianistas.Calderón, ¿para que vivamos mejor?