martes, 1 de abril de 2008

Conferencia de Prensa: Solicita López Obrador a la Auditoría Superior de la Federación que investigue la asignación directa de contratos a Repsol

Conferencia de prensa del presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador sobre el caso Repsol Siempre hemos sostenido que detrás del afán privatizador de la derecha en el poder, está la ambición de un grupo para hacer negocios privados al amparo del poder público y a costa del patrimonio nacional.
A VER PINCHIS MANOS LIMPIAS !! YA SON MUCHAS!! MEXICO DESPIERTA
Más allá de las consideraciones técnicas, financieras o administrativas, la intención de privatizar a Pemex proviene del interés de las minorías rapaces y de funcionarios corruptos que quieren montarse en el negocio del petróleo. Por esta razón, presentamos un botón de muestra de cómo la privatización del sector energético significa jugosos negocios para las empresas extranjeras, en perjuicio del interés nacional. Veamos: El gobierno usurpador firmó un contrato el año pasado con la empresa Repsol de España, para el suministro de 500 millones de pies cúbicos diarios de gas natural proveniente del Perú, durante 15 años. Esta operación es una de las más importantes y rentables que la empresa española haya realizado en el mundo, según sus propios reportes. (Anexo 1) Antecedentes: En el año 2005 la CFE estaba trabajando internamente en la elaboración de un proyecto para el suministro de gas natural y de otro proyecto ejecutivo para la construcción de una planta de regasificación en Manzanillo. De manera inexplicable la empresa Repsol de España se entera de la decisión de la CFE para llevar a cabo estos proyectos. Con esta información, el 12 de diciembre del 2005 Repsol se suma al consorcio de empresas que originalmente (en el año 2000) habían obtenido la concesión para la explotación del gas en la región de Camisea, en el Perú, con las siguientes participaciones: 10% en explotación, 10% en transporte por gasoductos y 20% en la planta de licuefacción, pero sobre todo, obteniendo la comercialización exclusiva de todo el gas que será extraído. (Anexo 2) Para obtener esta participación y la autorización del Gobierno de Perú, mediante Decreto firmado por el Presidente Alejandro Toledo, de fecha doce de diciembre de 2005, Repsol informó que el gas de Camisea sería vendido en México y en la costa oeste de los Estados Unidos. Este contrato es por 18 años: tres para la construcción de una planta de licuefacción de gas natural con sus respectivos ductos, y 15 años para la comercialización del gas natural. Es decir, en 2011, una vez terminada la planta de licuefacción, Repsol estaría en condiciones de suministrar el gas a México. (Anexos 3) Cabe aclarar que en ese entonces, legalmente, Repsol no tenía ningún contrato para suministrar gas natural a México. Conviene preguntarse, ¿Cómo sabía Repsol en 2005 que iba a vender gas a la CFE un año y medio antes de que se publicara la Licitación para el suministro en Manzanillo? Es hasta el 6 de junio de 2006, cuando la CFE publica las licitaciones en el Diario Oficial de la Federación para el suministro de gas natural y la construcción de la planta de regasificación en Manzanillo.
En esta publicación se establece que el suministro de gas se contrataría por un período de 25 años. También se estipuló que la Junta de aclaraciones se llevaría a cabo el 25 de septiembre de 2006. (Anexo 4) De acuerdo a una publicación de la CFE en su página electrónica denominado “Proyecto Terminal de GNL, Manzanillo”, se confirma que el periodo de suministro fue modificado a tan sólo 20 años. (Anexo 5) El 18 de septiembre del 2007, la CFE asigna el contrato de suministro de gas natural por 500 millones de pies cúbicos diarios a Repsol, sin que se presentara ninguna otra oferta. Con el añadido de que para entonces el contrato de suministro sólo era por 15 años; es decir, se ajustaba perfectamente a la vigencia del contrato de Repsol para la comercialización del gas de Camisea, Perú. (Anexo 6) Es importante decir, que Repsol anunció la construcción de la planta de licuefacción en la región de Pampa Melchorita, Perú, misma que concluirá a fines del año 2010, justo antes iniciar las entregas de gas a México.
(Anexo 7) El contrato de suministro de Gas de Repsol a la CFE fue estimado en 15 mil millones de dólares. Sin embargo, como el precio de compra de gas se pactó en base al índice Henry Hub de los Estados Unidos, (el más caro del mundo), éste continuará incrementándose año con año, según las previsiones del mercado. Es indudable que esta sospechosa operación entre Repsol y el Gobierno de Calderón afecta gravemente la economía del pueblo de México y constituye un daño patrimonial al erario público, por las razones siguientes:
I. De acuerdo a un análisis que realizamos con información pública y fidedigna, el costo máximo del gas que Repsol suministra en Manzanillo, es de $2.45 dólares por millón de BTUS (unidades térmicas británicas). Y se conforma de la siguiente manera: a. Producción: 60 centavos de dólar (M por BTUS); b. Transporte por gasoducto a la planta de licuefacción; 40 centavos de dólar.(M por BTUS); c. Licuefacción: 1.00 dólar (M por BTUS); d. Transporte por barco a Manzanillo: 45 centavos de dólar (M por BTUS) (Anexo 8) Este cálculo incluye las utilidades correspondientes. En suma, los 500 millones de pies cúbicos diarios durante 15 años, representan un costo real de apenas 6 mil 26 millones de dólares. II. Sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad aceptó pagar a Repsol, a precios actuales, $21 mil millones de dólares. Esto significa que Repsol tendría una “utilidad extraordinaria” de alrededor de 15 mil millones de dólares.
(Anexo 9) Es pertinente señalar que mientras el gobierno usurpador de Calderón contrató con Repsol al precio de referencia más caro del mundo, fluctuante y con tendencia al alza; Repsol tuvo “la oportunidad” de firmar con el gobierno del Perú un tope al precio del gas que asegura que el incremento acumulado anual no será superior al 5% durante los primeros 6 años y de 7% durante los siguientes 5 años.
(Anexo 10) No sabemos en qué términos se dieron las negociaciones de Repsol con el Gobierno de Alejandro Toledo. Lo que sí sabemos es que existe una investigación de la Contraloría del actual Gobierno Peruano desde 2006, donde se cuestionan las condiciones pactadas en el contrato porque afirman que: “…las decisiones adoptadas, redundaron en contra de los intereses del Estado; constituyendo estos hechos indicios razonables que hacen presumir la comisión de los delitos de abuso de autoridad y omisión, rehusamiento o demora de actos funcionales previstos y penados…. en el código penal.” Y el Equipo Investigador de la Contraloría peruana concluyó que: “Esta variación (en el pago de las Regalías) permitió al consorcio ganador (Repsol y otros) ahorrarse una fuerte suma de dinero pues el pago al estado hubiera sido mayor con un pago de regalía oscilante. Más aún si se toma en cuenta la subida del precio internacional de petróleo…” (Anexo 11) III.
Además del Daño Patrimonial que implica esta operación de dudosa legalidad, debe tomarse en cuenta que debido a este tipo de operaciones los consumidores mexicanos están obligados a pagar más por el servicio de energía eléctrica en detrimento de su economía. Debe aclararse que este precio elevadísimo se traslada al consumidor en razón de que más del 35% de la energía eléctrica que se produce en México se genera con Gas, sobre todo por el consumo de las plantas generadoras de empresas extranjera que, dicho sea de paso, la mayoría son españolas, entre ellas Repsol, que acaba de adquirir 5 plantas de ciclo combinado y un gasoducto en México. (Anexo 12) Es necesario señalar que Repsol se ha convertido en la empresa extranjera favorita de Felipe Calderón. Aquí quiero recordar que el primer contrato de servicios múltiples que se otorgó, violando la Constitución, a una empresa extranjera, se suscribió cuando Felipe Calderón era Secretario de Energía y presidente del Consejo de Administración de Pemex. En ese entonces, el día 14 de noviembre de 2003, sin que haya participado en la licitación ninguna otra empresa, se entregó a Repsol de España, un contrato por 2 mil 437 millones de dólares, para explotar yacimientos de gas en la Cuenca de Burgos. Contrato que, por cierto, se encuentra en litigio en los tribunales, por inconstitucionalidad. (Anexo 13) Es más: recientemente la Auditoría Superior de la Federación hizo señalamientos sobre un daño patrimonial a Pemex cuando Calderón era Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración por haber vendido a bajo precio las acciones que Pemex poseía en Repsol, (mediante emisión de bonos). Cabe señalar que meses después, esas acciones aumentaron su valor, por lo que la Auditoría Superior de la Federación documentó una pérdida patrimonial para Pemex por 655 millones de dólares. (Anexo 14) Conclusiones:
El día de hoy damos a conocer todos los documentos (minutas oficiales, contratos, boletines, etc.) sobre este asunto para conocimiento del pueblo de México. Este expediente, mediante el procedimiento establecido, lo entregaremos formalmente a la Auditoría Superior de la Federación para que se inicie la investigación correspondiente.
El Gobierno Legítimo va a constituir en los próximos días una Comisión Anticorrupción para darle seguimiento a esta denuncia y a otras más relacionadas con el sector energético, para indagar, dar a conocer y, en su caso, presentar las denuncias correspondientes. Esta Comisión trabajará sobretodo con la hipótesis de que la privatización en abstracto o en algún país del mundo, puede significar modernización pero la experiencia histórica nos muestra que en México casi todos los procesos de privatización han implicado corrupción mediante el uso indebido del poder público.