martes, 10 de junio de 2008

El investigador de la UNAM asegura que de no acatarse el resultado de una encuesta propiciará las condiciones para provocar violencia social


El investigador de la UNAM asegura que de no acatarse el resultado de una encuesta propiciará las condiciones para provocar violencia socialNurit Martínez Carballo
El UniversalCuliacán, SinaloaViernes 06 de junio de 200818:42
El resultado de la encuesta sobre el petróleo, de la reforma energética, puede desembocar en violencia hasta llegar a un tipo de guerra civil, planteó el historiador Juan Brom.
Luego de considerar como positivo que se realice una consulta entre la población, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México dice que en el caso de que el Congreso, los senadores no acaten el resultado de una encuesta en donde la participación sea mayor, existen las condiciones para que se pueda provocar la violencia social.
En entrevista el historiador que visitó la Universidad Autónoma de Sinaloa dijo que en este momento México vive "gran descontento" porque la situación económica y social, el impacto de la crisis alimentaria, la pobreza o el impacto del cambio climático con zonas devastadas, ha empeorado, para grandes sectores populares, entonces "el catalizador puede ser el problema del petróleo".
Explicó que a pesar de que dentro del gobierno de Felipe Calderón se ha afirmado que la consulta, propuesta pro el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, es violatoria de la Constitución y que no es obligatorio atender su resultado, los partidos tendrán que considerar realizar dicha consulta popular si no quieren tener costos políticos en las elecciones de 2009 y 2012.El historiador relató que en este momento en Bolivia enfrenta una situación semejante de convocar una encuesta, más con carácter de referemdum, revocatorio.Indicó que sólo en caso de empate o poca participación de la población en la encuesta no sucedería nada en el país, pero únicamente de esa forma se puede crear una conciencia política, entre los legisladores de atender también la posición que asumen los ciudadanos.
Juan Brom, recordó que en la historia de México nunca se han dado una consulta tan amplia como la que se ha propuesto. Sin embargo, dijo que se tienen registradas dos consultas a los ciudadanos; la primera fue durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna que significó su reelección.
La segunda, durante la ocupación francesa, fue el ejército de Francia quien convocó a los ciudadanos para decidir si habría que traer a un príncipe de fuera. De ello resultó que la petición a Maximiliano para que viniera gobernar México, "le dijeron que era una petición del pueblo".
"No soy enemigo de las revoluciones. Hay que estar conscientes que las revoluciones son muy costosas, de mucho sufrimiento y que si se puede lograr de forma pacifica, hay que tratar de hacerlo".Pero también se cuestiona: "¿Qué va a suceder en los próximos años? La cuerda se puede tensar hasta reventar o se le pude encontrar un salida mejor, quizá se puede implantar, resultar, una apatía general.
Significaría otros 20 o 30 años de andar vegetando hasta que estalle otro conflicto grandote".Refirió que las consecuencia de la encuesta pueden ser "muy violentas o por lo menos muy graves, pero también llevar al sector gobernante a retroceder, en mucho, sus demandas".A propósito de la preparación de los festejos del bicentenario de la Independencia de México y del Centenario de la Revolución Mexicana, Juan Brom afirmó que la historia en efecto tiende a repetirse pero nunca por igual.
"Hay historiadores que niegan totalmente la existencia de leyes históricas, creo que si hay leyes históricas pero no como las leyes física, exactas, precisas. Sí leyes de probabilidad que indican tendencias" y este puede ser el caso de México, comentó.