domingo, 22 de junio de 2008

Sólo la movilización detendrá cambios en materia energética, afirma Bartlett


Manuel Bartlett señaló ayer que sólo la movilización social va a detener el robo a la nación que significaría la aprobación de la reforma energética, y manifestó su apoyo a la consulta que se realizará sobre el tema.

Calificó dicha medida de “altamente positiva”, y puntualizó que el PAN y el PRI saben que el pueblo está en contra de la privatización y rechazará cualquier pretensión de esa naturaleza.
El ex gobernador de Puebla participó ayer en una reunión del círculo de estudios Buzón Ciudadano, en la cual dijo que la movilización ciudadana debe llegar hasta donde sea necesario, pues se trata de impedir un proceso que va en contra de la Constitución.
El pueblo tiene derecho a impedirlo, subrayó, y dijo que debido a la movilización ciudadana se evitó la aprobación fast track.

Añadió que durante el debate sobre la reforma se han ido cayendo los argumentos para defender esa barbaridad que significa el paquete de iniciativas para modificar la estructura legal de la industria petrolera.
Pero advirtió que existe el riesgo de que una vez terminado el debate los legisladores voten y saquen la modificación con el apoyo de algunos priístas. De hecho, dijo, en connivencia con Manlio Fabio Beltrones, Francisco Labastida y Emilio Gamboa, quienes están dispuestos a traicionar los principios del PRI.

Ante un público que le aplaudió su “transformación” y postura contra la privatización de la industria petrolera, Bartlett Díaz recordó las recientes declaraciones del coordinador de los senadores del PAN, Gustavo Enrique Madero, de que van a tener los votos necesarios para sacar la reforma, pues sólo se necesita mayoría simple para cambiar normas secundarias. Por ello, insistió en la necesidad de mantener la movilización ciudadana.

Refirió que la estructura legal vigente en la materia es producto de una lucha feroz, de una batalla permanente que se ha dado en México por 70 años, pero ahora el gobierno de Calderón Hinojosa y los intereses a los que sirve quieren echarla abajo.
Ubicó dicha reforma en un contexto geopolítico caracterizado por el declive de la producción petrolera en Estados Unidos y la necesidad de esa nación de adquirir más petróleo para subsistir
.Leer mas