lunes, 21 de julio de 2008

Costará la consulta menos que la promoción de la reforma en la tv


El cálculo, sobre un día de transmisión, señala el secretario de Finanzas

■ Los recursos son del área de comunicación social, aclara
■ Todas las opiniones serán contadas, dice Ávila Pérez
Bertha Teresa Ramírez y Rocío González Alvarado


Como parte de la estrategia de difusión de la consulta sobre la reforma energética que impulsa el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, funcionarios de la administración local participaron ayer en la difusión del ejercicio ciudadano previsto para el domingo 27 de julio.
Al encabezar en la delegación Iztapalapa el banderazo de salida a la jornada de volanteo para promover la consulta, el secretario de Gobierno, José Ángel Ávila Pérez, señaló que “con la participación del gobierno capitalino y las delegaciones se garantiza que quienes expresen su opinión tendrán toda la certeza de que será contada”.


Acompañado del jefe delegacional de la demarcación, Horacio Martínez, Ávila Pérez agregó que los candados que se pusieron al material y a la papelería que se usará, dan la seguridad de que los ciudadanos sólo podrán participar una vez.


Recordó que se instalarán 5 mil mesas de recepción de opinión en los sitios de mayor afluencia, como parques, mercados, jardines, estaciones del Metro, adonde podrán asistir los ciudadanos que cuenten con credencial de elector.

Por su parte, el secretario de Finanzas, Mario Delgado, y su equipo de trabajo encabezaron una jornada de volanteo frente al Museo del Papalote, donde reiteró que en el transcurso de la semana informará sobre los gastos generados en este ejercicio, y adelantó que no serán mayores a los erogados por el gobierno federal en un día para promover su iniciativa en televisión.
El material de promoción –que incluye volantes, playeras y gorras– es lo que podría resultar más caro, apuntó, y señalar que la participación de la gente es de manera voluntaria.
Los recursos económicos, agregó, provienen de las partidas que tiene el gobierno capitalino en el área de comunicación social, que en lugar de dedicarlos a “algún tipo de programa”, se están orientando para este tema.

A su vez, el secretario de Transporte y Vialidad, Armando Quintero, se desplazó hasta la explanada delegacional de Tláhuac, donde celebró, junto con el titular de la demarcación, Gilberto Ensástiga, una asamblea ciudadana.

En su discurso, destacó que con el arribo al poder de las administraciones panistas, Petróleos Mexicanos ha ido en declive. “Con Vicente Fox pasó del cuarto al sexto lugar como industria en importancia a nivel mundial, ahora con Felipe Calderón estamos en séptimo lugar”, apuntó.
Lo anterior, explicó el funcionario del gobierno capitalino, “habla de la visión de los gobiernos de derecha”, cuya meta es privatizar y favorecer a los que más tienen, e indicó que los mexicanos no podemos” compartir la riqueza petrolera con el argumento de que se necesita encontrar el “tesorito” escondido en el mar, cuando en los foros realizados en el Senado, ingenieros y especialistas han informado que las dos terceras partes del energético puede extraerse de tierra firme y aguas someras y la tercera parte de la profundidad del océano.

Por la mañana, el secretario de Desarrollo Social, Martí Batres, dijo que si se privatiza el petróleo, los programas sociales sufrirían una reducción de 40 por ciento, toda vez que Pemex paga en impuestos alrededor de 600 mil millones de pesos al año, lo que significa cuatro veces más de lo que pagan en conjunto las empresas privadas, indicó.

El IVA y el impuesto sobre la renta son los impuestos federales más importantes: por el primero se captan 300 mil millones aproximadamente, y por el segundo una cantidad similar, sólo que la mitad de esta captación en impuestos la aportan los trabajadores y la otra mitad las empresas, “o sea que las empresas aportan aproximadamente 150 mil millones de pesos de impuestos”, añadió.

Las ganancia de Pemex se generan por ser una empresa integrada, desde la perforación de un pozo hasta la producción de gasolina, pasando por el almacenamiento, distribución, transportación, explotación y refinación del petróleo, “si esa cadena se disgrega y se va privatizando, Pemex dejará de tener las ganancias fabulosas que hoy tiene y que entrega al Estado, y el presupuesto sufrirá un derrumbe” puntualizó. Leer mas