lunes, 14 de julio de 2008

FINALMENTE EL PRI ACEPTA QUE HUBO FRAUDE

Cuando Manlio Fabio Beltrones se puso a chillar con el cuento de que lo andaban espiando (como si él mismo, como discípulo aventajado de Fernando Gutiérrez Barrios no supiera de espionaje político), lo que a mí me quedó claro es que, independientemente del objetivo que hubiera querido conseguir Beltrones con esa denuncia, sus “excelentes relaciones” con el gobierno espurio panista iban a salir maltrechas.

Unos dicen que Beltrones sacó lo del espionaje porque quiso “elevar el precio” de los acuerdos con el PRI. Como quien dice, chantajear al gobierno calderonista amagando con “romper” negociaciones, como una manera de conseguir mayores prebendas con tal de que el PRI aprobara la reforma.

Otros dicen que lo que pasa es que el PRI se dio cuenta que la reforma energética es tremendamente antipopular, y la denuncia de espionaje fue el pretexto para romper la alianza con el PAN y de esta manera el tricolor no tuviera que pagar el precio en las elecciones de 2009.
Sea como sea (“haiga sido como haiga sido”), es obvio que Beltrones calculó mal. Porque para que cualquiera de sus planes hubiera tenido éxito se requería que la contraparte (el gobierno panista) actuara con un mínimo de inteligencia. Pero los panistas reaccionaron de manera visceral, atrabancada, enviando al porro golpeador Manuel Espino a contestarle a Beltrones. Los panistas no supieron manejar de manera política este asunto, por eso optaron por manejarlo de manera pandilleril. Y se les salió de las manos.


Ahora hay un “pique” entre gobierno panista y el PRI que quién sabe a dónde pueda llevar. Por lo pronto ya ocasionó que un senador del PRI abriera la boca y soltara la sopa:



El senador priísta Fernando Castro Trenti salió ayer en defensa de su coordinador parlamentario, Manlio Fabio Beltrones, ante los “denuestos” que le volvió a lanzar el ex dirigente panista Manuel Espino.
“Nosotros advertimos –indicó– que esos señalamientos no son una declaración aislada, sino una acción debidamente planeada y concertada desde el gobierno.”


A huevo. El PAN está DESESPERADO porque su reformita energética entreguista y pitera hace agua por todos lados. Ahora está buscando quién se la pague, así sea llevándose entre las patas a su dizque aliado.


El PRI, abunda Castro Trenti, “no tiene de qué avergonzarse. No hemos asumido un papel de legitimador, pero tampoco de desestabilización. Nos vimos obligados a aceptar los resultados de una elección fraudulenta en 2006, que impuso a un presidente en donde estábamos nosotros en la disyuntiva de reconocerlo o desconocer las instituciones; frente a ello, el PRI acudió a asumir su responsabilidad en la asunción de Calderón como presidente.


¡Tómala! El PRI reconoce que en 2006 hubo fraude. ¿Qué tienen que decir ante esto los panistas, que se han llenado el nauseabundo hocico ladrando la “limpieza” de la elección?


¿Qué tienen que decir, animales?
¿QUE TIENEN QUE DECIR?
LADRONES, CINICOS DE PORQUERIA, AHI ESTAN, DESENMASCARADOS POR SUS DIZQUE COMPINCHES.

Leer mas