jueves, 10 de julio de 2008

Vuelven mas denuncias contra el rata fox y su enriquecimiento



El diputado federal perredista Juan N. Guerra presentó ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia en contra de Vicente Fox y su esposa, Marta Sahagún, por presunto enriquecimiento inexplicable, debido a que, dijo, los ingresos de ambos no corresponden a las propiedades que han exhibido luego de concluida la administración presidencial, como son, entre otros, el Centro Fox y su rancho San Cristóbal, ubicados ambos en Guanajuato.

Pidió también que la PGR solicite a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores un informe respecto de las inversiones y montos de los que sea titular esa pareja. Además, que se dé vista de la demanda a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, a efecto de que investigue la procedencia y origen de la riqueza exhibida por la pareja.

En la presentación de la querella, firmada por la mesa directiva del grupo parlamentario del PRD, le acompañaron los abogados Jesús González Schmal y Pablo Casas, quienes también ampliaron la denuncia por tráfico de influencias que interpusieron contra los hermanos Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún, y la representación legal de la empresa Construcciones Prácticas.
De acuerdo con los denunciantes, la representación social debe realizar las investigaciones necesarias para deslindar las responsabilidades administrativas y penales del matrimonio, respecto de posible riqueza inexplicable, indebido manejo de recursos federales y tráfico de influencias, así como por declaraciones falsas ante autoridades administrativas.

Las declaraciones patrimoniales

Esto, detallan, con base en las declaraciones patrimoniales de ambos, ya que Vicente Fox manifestó en su declaración de 2006 “tener ingresos por la cantidad de 2 millones 661 mil 181 mil pesos por concepto de cargo público; un millón 254 mil 171 pesos por actividad financiera; 982 mil 417 por actividad agrícola, arrendamiento e intereses de dependientes y cónyuge”.

Marta Sahagún de Fox presentó tres tipos de declaración patrimonial durante el periodo en que se desempeñó como coordinadora de Comunicación Social y vocera presidencial. Manifestó un ingreso mensual neto inicial de 141 mil 468 pesos, compuesto por salario (98 mil 468), actividades financieras (30 mil) y por arrendamientos (13 mil).

Además declaró posesión de tres inmuebles en Celaya, Guanajuato: una casa en Atzcarateo 57, con un valor de un millón y medio de pesos; un local en Madero 323, con un precio de tres millones, y un rancho en el kilómetro 291 de la carretera Panamericana, con un valor de 10 millones. Agregó menaje de casa por 50 mil pesos, un automóvil Malibú y dos millones de pesos en depósitos bancarios.

A la demanda, los denunciantes incluyeron tres certificados de propiedad expedidos por el Registro Público de la Propiedad de Celaya, con fecha de abril de este año, en los que, según se informa, en ese municipio “a nombre de Marta Sahagún Jiménez, Martha Sahagún de Bribiesca y Martha Sahagún de Fox no se encuentra ningún inmueble inscrito. Por lo que también resulta falso y pudiera constituir el delito de falsedad de declaración”.

Acusaron que, con base en informaciones periodísticas, a menos de un año de haber dejado el mandato, Fox Quesada se había convertido en “próspero terrateniente y empresario”. Se trata, se precisa en la querella, de “un cambio radical que no puede lograrse con el modesto salario de presidente de la República, por lo que es urgente una rendición de cuentas”.