jueves, 7 de agosto de 2008

Desatadas violencia e inseguridad, porque el gobierno se convirtió en comité al servicio de unos cuantos: AMLO


GIRA POR GUERRERO


Por la mañana, López Obrador sostuvo una reunión informativa con los habitantes de Xochihuehuetlán, donde aclaró que “la violencia y la inseguridad no se resolverá con más policías, ni con más cárceles, tampoco con penas y leyes más severas”.



Para trasladarse de Alpoyeca a Cualac y de ese municipio a Olinalá, el automotor que trasportaba a López Obrador transitó por caminos de terracería e inclusive tuvo que esperar a que un trascabo removiera la tierra y las piedras que se encontraban en el suelo, debido a un derrumbe que se registró y obstaculizó el camino.


En Olinalá, municipio que se caracteriza por sus artesanías, el presidente legítimo de los mexicanos declaró que una pandilla de rufianes, de ladrones, intenta privatizar el petróleo y señaló como cabecillas de ese grupo al presidente pelele, Felipe Calderón, y al delincuente confeso de Juan Camilo Mouriño.


La grave crisis económica y la descomposición social son fruto de la imposición de una política neoliberal, antipopular y entreguista, asegura

En los 18 meses que lleva usurpando la Presidencia de la República, Calderón autorizó aumentos en los precios de los productos básicos, expresa
Para revertir la actual situación de descomposición social, se deben garantizar mejores condiciones de vida para los mexicanos, propone
Inicia Andrés Manuel López Obrador un recorrido de 5 días por 27 municipios de la región de La Montaña de Guerrero La violencia y la inseguridad se desataron en todas las regiones del país, porque un grupo convirtió al gobierno de la República en un comité al servicio de unos cuantos, que se enriquece impunemente y de manera descarada, afirmó Andrés Manuel López Obrador.
La minoría rapaz que aplica la actual política económica es responsable del actual clima de violencia e inseguridad y, en lugar de esmerarse por emendar lo mal hecho, se ha empeñado en perjudicar al pueblo con incrementos a los precios de los artículos de primera necesidad, explicó el presidente legítimo de México. Al iniciar un recorrido de cinco días por 27 municipios enclavados en la región La Montaña de Guerrero, aseguró que la grave crisis económica y la descomposición social son fruto de la imposición de una política neoliberal, antipopular y entreguista.
Y puso de ejemplo que en los 18 meses que lleva usurpando la Presidencia de la República, Felipe Calderón ha autorizado aumentos a los precios del fríjol, el arroz, el aceite y la tortilla. Tan sólo la tortilla –agregó— pasó de 6 a 10 y hasta 12 pesos por kilogramo. Por la mañana, López Obrador sostuvo una reunión informativa con los habitantes de Xochihuehuetlán.
“La violencia y la inseguridad no se resolverá con más policías, ni con más cárceles, tampoco con penas y leyes más severas”, aclaró. Para revertir la actual situación de descomposición social, se deben garantizar mejores condiciones de vida para la mayoría de las familias mexicanas, por ejemplo el acceso a la educación y al empleo para millones de jóvenes, subrayó al destacar que el único camino que se le ha dejado a la población es el de la migración, para encontrar mejores condiciones de vida.

Acompañado por el dirigente estatal del PRD, Misael Medrano y su similar del PT, Víctor Wences, así como por legisladores federales y estatales, el presidente legítimo de los mexicanos hizo énfasis en que los de arriba sólo se han dedicado a profundizar la política económica entreguista y se preguntó: ¿qué le espera al pueblo entonces?. Una mayor pobreza, una mayor frustración, una mayor inseguridad, que se aumentará si se entrega la industria petrolera a las compañías extranjeras, afirmó.
En ese supuesto, alertó, nadie podrá vivir tranquilo, ni siquiera los más ricos del país, porque sería el acabose, la ruina del país. En Xochihuehuetlán, recordó que en tres ocasiones ha visitado el municipio y que la primera de ella fue en 1995, antes de convertirse en dirigente nacional del PRD. Tanto en Huamuxtitlán, como Alpoyeca, Cualac y Olinalá, López Obrador se refirió a la pretensión de la derecha panista de privatizar el petróleo. México se convertiría en una colonia y su pueblo sería esclavo en su propia tierra, si se entrega la industria petrolera a las compañías extranjeras, anticipó al reiterar que los mexicanos estamos preparados para impedir, por la vía de la movilización pacífica, la desnacionalización del sector.
Explicó, en detalle, que el petróleo es el mejor negocio del mundo, si se considera que la extracción de un barril –de 160 litros— tiene un costo de cuatro dólares y se vende en el mercado mundial a un precio de 120 dólares.
Pero la derecha panista, en complicidad con el PRI, pretende que el país retorne a 1901, precisamente cuando las empresas inglesas y norteamericanas eran dueñas del petróleo y no pagaban ni un centavo por concepto de impuestos, relató. Años después, cuando el presidente Francisco I. Madero intento de manera infructuosa aplicar un gravamen de 20 centavos, los extranjeros reaccionarios conspiraron, junto con el chacal de Victoriano Huerta, para asesinar al presidente Madero y al vicepresidente José María Pino Suárez, señaló.
Fue hasta 1938 cuando el general Lázaro Cárdenas del Río expropió el petróleo para beneficio del pueblo de México y para convertir al sector en palanca del desarrollo nacional, resaltó