lunes, 1 de septiembre de 2008

Los oligarcas mexicanos están muy enojados con Felipe Calderón por ser secuestrados o asesinados y fueron los que participaron en el fraude del 2006



La Refundación

Los oligarcas mexicanos están muy enojados con Felipe Calderón, no sólo por su ineficacia política en privatizar la renta petrolera, sino ahora también por vivir en el terror a ser secuestrados o asesinados por las mismas fuerzas que ellos patrocinan. Y creían que López Obrador era el peligro.

Eso no es todo. La oligarquía, que instaló al señor Calderón persuadida de que éste es alguien con oficio político y afinidad con sus intereses, tiene otros motivos para vivir en el terror.
De ello no se duda. Son parte ya del registro fedatario los reproches públicos de la oligarquía al señor Calderón por su ineficacia política en beneficio de sus intereses económicos.

Esa ineficacia política se manifiesta, desde cualesquier prismas a cuyo través se quiera mirar, en el fracaso de sus intentos por privatizar la renta petrolera. Ese fracaso ha sido estrepitoso.
Así, los oligarcas mexicanos están muy enojados con el señor Calderón, a quien en 2006 instalaron como jefe de Estado temerosos de que Andrés Manuel López Obrador les quitaría sus riquezas.

Leer Asimetrías