domingo, 26 de octubre de 2008

FOTOS En el Monumento a la Revolución, el presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador,



Notificaremos a las trasnacionales petroleras que no permitiremos que se lotifique el territorio nacional, informa López Obrador





Durante la asamblea informativa, el presidente legítimo de México convocó a los ciudadanos a congregarse, a las 8 de la mañana, del próximo martes, en el Zócalo de la Ciudad de México, para marchar rumbo a la Cámara de Diputados






Discurso del presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, ante brigadistas del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo, en el Monumento a la Revolución



Los responsables de toda esta infamia tienen nombre y apellido. Baste un ejemplo: en 1992, Carlos Salinas de Gortari, en pleno auge privatizador, decidió modificar una ley secundaria para permitir la participación de particulares, nacionales y extranjeros, en la generación de la energía eléctrica que, de acuerdo con el artículo 27 de la Constitución, es una actividad reservada en exclusiva al Estado mexicano. Es decir, están violando la Constitución.

También, en ese mismo año, con la idea de privatizar la industria petrolera, Salinas dividió a Pemex en cuatro subsidiarias; una de ellas, la de Gas y Petroquímica Básica. Hoy, por esa reforma, la Comisión Federal de Electricidad está comprando a empresas privadas, a precios elevadísimos, el 40 por ciento de la energía eléctrica que consumimos.

Y, todo esto, al final lo paga el pueblo por partida doble; o sea, se subsidia con dinero del presupuesto a estas empresas privadas y, al mismo tiempo, se cobran altar tarifas de luz a los consumidores. Nada más en lo que va del año, los recibos han aumentado 100 por ciento. Pero,

¿quiénes son los que se benefician de este jugoso negocio?

Los grandes empresarios y los políticos corruptos. Tengo pruebas, que voy a entregar ahora, de cómo el principal asesor de Carlos Salinas de Gortari, José Córdoba Montoya, y Claudio X. González, también salinista y actual presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, están asociados en una empresa que le vende energía a la Comisión Federal de Electricidad, y mantienen contratos con Pemex Gas y Petroquímica Básica.

Imagínense cuánta podredumbre y cuánta inmoralidad hay en todo esto, si en el gobierno de Salinas se hizo la reforma para privatizar la industria eléctrica y ahora, el que era jefe de su oficina y principal asesor, es empresario del sector energético. Y esa es la situación imperante, así está el asunto de Calderón, Mouriño, Elías Ayub y de otros más. Este es el mal que más aqueja y aqueja a la nación. Esto es lo que está detrás de la privatización de Pemex. Esta corrupción es lo que más ha generado desigualdad social y ha hundido al país. Leer mas