lunes, 11 de febrero de 2008

diputado priísta José Murat acusó al PRI de haber guardado un silencio poco inocente sobre lo ocurrido el 2 julio del 2006; EL CINISMO ...


Sí hubo fraude



Elección escandalosa en la que se gestó un golpe de Estado ex ante como la de 1988, donde los mismos órganos del Estado se prestaron para evitar que un partido o un candidato ocuparan la jefatura del gobierno de un país, afirma
* En México NO existe un gobierno democrático, sino un “paraíso neoliberal de los grandes capitales”, señala
* El diputado priísta José Murat acusó al PRI de haber guardado un silencio poco inocente sobre lo ocurrido el 2 julio del 2006; y denuncia a los ministros de la Suprema Corte de haber vendido sus conciencias, al IFE de haber hecho un trabajo sucio, y a la mayoría de los medios de comunicación de haber simulado el aquí no pasó nada
En su libro de reciente publicación, La Agonía de la Democracia Mexicana (la captura del Estado), el diputado José Murat reconoce el fraude en las pasadas elecciones presidenciales.
MEXICO, D.F., 10 de febrero (UNIVERSAL).- Senador de la República, diputado federal en cuatro ocasiones y gobernador de Oaxaca, todo bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el actual diputado José Murat acusó a su partido de haber guardado un silencio “poco inocente” respecto a lo ocurrido el 2 julio del 2006 y a los ministros de la Suprema Corte de haber vendido sus conciencias.En su libro de reciente publicación, La Agonía de la Democracia Mexicana (la captura del Estado), acusa igualmente al Instituto Federal Electoral de haber hecho un trabajo “sucio”; y a “la mayoría” de los medios de comunicación, los acusa de haber simulado el “aquí no pasó nada”.
Editado en una empresa editorial de Oaxaca, catalogó la del 2006 como una elección “escandalosa”, en la que se gestó un “golpe de Estado ex ante”, donde los mismos órganos del Estado se prestaron para evitar que un partido o un candidato ocuparan la jefatura del gobierno de un país.
También, a 20 años de distancia, y luego de haber llegado a la gubernatura en el sexenio zedillista, Murat admite en su libro que en 1988 también hubo un golpe de Estado “ex ante”, cuando Carlos Salinas de Gortari venció a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.
De esta forma, su partido, el PRI, ha sido copartícipe de estas irregularidades. Además de acusar al Revolucionario Institucional de haber guardado un silencio “cómplice' y “poco inocente”, Murat advierte que algunos priistas -sin citarlos por su nombre- “se acercaron al ex candidato del tricolor (Roberto Madrazo) para exigirle que aceptara la victoria de Felipe Calderón”.
Respecto al Instituto Federal Electoral, asa que hizo un trabajo “sucio” que arrojaba “un 60% de las casillas con errores aritméticos, más de 1 millón 600 mil votos sin sustento en boletas, así como la desaparición de 900 mil boletas. Con ello concluye que en México no existe un gobierno democrático, sino un “paraíso neoliberal de los grandes capitales”.
De los Ministros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) advierte que “si la ideología nacional es la del mercado, el mejor negocio posible de los magistrados era vender su conciencia, para lo cual no faltaban voluntades compradoras”.
Así, concluye que no se pudo frenar lo iniciado por el ex presidente Vicente Fox. “La ideología de mercado había contaminado a las instituciones y ellas se rindieron ante su peso” y advierte que aquella decisión del TEPJF, lejos de haber cerrado un proceso en el 2006, deja abierto otro, en el que “las instituciones dejan de ser la salvaguarda de la Constitución para pasar a ser instrumento del poder Económico de México”.
Dividido en siete capítulos, al final José Murat hace un breve análisis de las circunstancias internas que vivió el PRI previo a la elección de candidato a la Presidencia de la República, y de las acciones que realizó Elba Esther Gordillo para disputarle el control definitivo de ese partido a Madrazo.
Finalmente, sobre su partido advierte que “está siendo jaloneado por los intereses de aquellos que quieren mantener buenos tratos con el Presidente de la República”. Advierte que el cogobierno con el PAN podría convertirlo en apéndice de este partido.

MUY buena la entrevista : amlo habla con jacobo sobre la intencion del PRIAN DE ENTREGAR EL PETROLEO