lunes, 22 de diciembre de 2008

TRabajadores truenan contra LA FORD: LOS CORREN y no les pagan bien EMPRESA DE BOURS




Un obrero denunció que fue contratado por la firma Servicios Esbeltos Integrales con el fin de que trabajara para la Ford, con sueldo de 700 pesos semanales, casi 2 mil menos que los sindicalizados. Fue despedido y recontratado por otra compañía y ahora que cierra la planta en Cuautitlán (en la imagen) lo han liquidado con mil 614 pesos


Obreros truenan contra dirigencia sindical y autoridades; violaron el contrato colectivo, acusan


Cuautitlán Izcalli, Méx., 21 de diciembre. Este lunes recibirán su liquidación 650 trabajadores de la empresa Ford, quienes días atrás aceptaron el retiro voluntario. Les dijeron que a una cincuentena se le recontratará en algunas semanas –con menor sueldo– y hacia 2010 reabrirá la planta con otro esquema laboral, en el rubro de servicios contratados.

En los años 80 la Ford Cuautitlán llegó a tener 5 mil empleados pero a últimas fechas conservó sólo a esos 650, que recibirán su finiquito; los 50 que serán recontratados darán mantenimiento a la maquinaria.

“No sabemos cuánto nos toca”, expresan; y la mayoría muestra preocupación porque, señalan, el Sindicato Nacional de Trabajadores de Ford (Sintraford) no los apoya cabalmente, como se probó en casos como el pago de utilidades. “Nunca nos dieron lo que correspondía”, especialmente desde 2001, aseguran.

Uno de los trabajadores estuvo en la planta desde su inauguración. Ahora tiene 53 años y se siente frustrado por marcharse a siete años de la jubilación. Ganaba 2 mil 500 pesos a la semana y ahora sufre de incertidumbre por el futuro y enfrenta la imposibilidad de hallar una remuneración equiparable a causa de la edad.

“A descansar”

En contraste, Guillermo Meza Ávila, de 60 años, se va contento por alcanzar la jubilación con un sueldo de 12 mil pesos mensuales. Vive en Valle de la Hacienda Izcalli, y dio a sus hijos una carrera profesional. Ahora, comenta, se dedicará a descansar, y esboza una sonrisa de satisfacción.

Otro trabajador, Daniel Ramírez, entró a la planta con 18 años y trabajó durante 30. Termina su trayectoria como operador de la línea de ensamblaje, pero se dijo desilusionado por el gobierno de Felipe Calderón, pues “apoyó a la compañía, y no a los trabajadores”. La Ford iniciará un nuevo proyecto que no lo incluye, y queda sin trabajo con dos hijos, de 12 y 18 años, estudiantes ambos.

Martín Sánchez, de 54 años y con 31 de antigüedad, iba diariamente de Atzcapotzalco a Cuautitlán. Ahora está preocupado, pues no alcanza jubilación y estará privado de una mejor pensión, con dos hijos dependientes y una expectativa económica que se hunde.

Otro caso es el de Obed Camacho, que prestaba “servicios comprados” desde marzo y fue contratado por la firma Servicios Esbeltos Integrales para trabajar en la Ford volteando chasises, con sueldo de 700 pesos a la semana: casi 2 mil menos que los sindicalizados. En septiembre una empresa lo rescindió y al siguiente mes otra lo recontrató, y ahora que cierra la planta lo liquidaron con mil 614 pesos.

Empresas como Digsa, Seglo y Clayton llevaban obreros a la Ford para hacer el trabajo de los sindicalizados, con menor salario, y según Obed “eso mismo harán cuando se reabra la planta”, para disminuir costos y sin un sindicato de por medio.

Otros trabajadores execraron al secretario general del Sintraford, Juan José Sosa Arreola, de quien se sienten “desilusionados”, y también recriminan a las autoridades federales por permitir la violación del contrato colectivo de trabajo y que se les excluya de los nuevos proyectos de la Ford, cuya planta local cerró el pasado 19 de diciembre.

A su vez, el líder síndical se justifica y asegura que el Sintraford acordó con la empresa un cierre temporal, que incluye la liquidación de los sindicalizados, pero en 2010 la planta reabrirá con otros proyectos, nueva tecnología y una plantilla de 3 mil trabajadores, incluyendo algunos de los ahora desempleados, cuya edad promedio es de 50 años.

Cesan labores en Guanajuato

Por otra parte, en Silao, Guanajuato, se informó que de este lunes al próximo 8 de enero la planta General Motors estará en paro técnico, por lo cual los 3 mil 200 trabajadores verán afectadas sus percepciones

El director de manofactura para México y Norteamérica de la empresa estadunidense, Héctor Hoyos, anunció que la planta de Silao parará labores como hizo en los últimos años, en una práctica “ya común en la época de Navidad”, con el fin de dar mantenimiento a la maquinaria.

Aunque entre la población se habla insistentemente del cierre de la planta por un periodo largo, el ejecutivo asegura que sólo serán dos semanas, y niega que se proyecten despidos.

“Continuamos trabajando en conjunto para sacar adelante las oportunidades, en medio de los últimos eventos dentro de la crisis automotriz”, abundó.

Consideró difícil prever cómo se comportarán los mercados en 2009, pero lo líderes del corporativo, afirmó, continúan las pláticas con autoridades para conseguir apoyos, y se vislumbra mantener la producción de camionetas sin adición o modificación de procesos en esa planta.

Hoyos reiteró: “el paro técnico de fin de año es un periodo que hemos usado para que todo mundo descanse, comparta tiempo con su familia y podamos hacer el mantenimiento”.