miércoles, 1 de abril de 2009

AMLO DE GIRA EN EL DF





Anticipa que vigilará que los 47 mmdd no vayan a parar a los bolsillos o las cuentas de cheques de grandes empresarios y banqueros . Exige que la línea crediticia se utilice para rescatar al pueblo de México, en particular al campo y pequeños y medianos comercios .
En el Distrito Federal la derecha no tiene cabida, porque es el verdugo del pueblo de México, puntualiza Desde la explanada delegacional de Magdalena Contreras, Andrés Manuel López Obrador afirmó que no hacía falta que el gobierno espurio solicitara al Fondo Monetario Internacional una línea crediticia por 47 mil millones de dólares, porque bastaría con aplicar un plan de austeridad republicana para obtener fondos presupuestales de alrededor de 200 mil millones de pesos anuales.
Sin embargo, aclaró que el movimiento por la verdadera transformación del país dará puntual seguimiento al ejercicio del mencionado préstamo, “para que el dinero no vaya a parar a los bolsillos o a las cuentas de cheques de los mismos que se han hecho inmensamente ricos” al amparo del poder público y durante los periodos de crisis económica.
En el segundo día de recorrido por la capital de la República, el presidente legítimo de México realizó asambleas informativas en las delegaciones Magdalena Contreras y Tlalpan.
En el primer punto demandó que el gobierno usurpador de Felipe Calderón utilice los recursos de dicho crédito para rescatar a la mayoría del pueblo de México, que realmente requiere de apoyos para sortear la crisis.
“Aquí hay que rescatar a los indígenas, productores, comuneros, ejidatarios, pequeños y medianos empresarios y comerciantes, así como otorgar apoyos a los maestros, a los profesionistas y a la mayoría del pueblo”, puntualizó.
Con base en los resultados de experiencias de años anteriores, López Obrador subrayó que los mexicanos no queremos que los 47 mil millones de dólares “se conviertan en un nuevo Fobaproa, que va a significar una deuda para todo el país, para beneficiar a empresarios y banqueros”. Al manifestar que el movimiento por la defensa de la economía popular ejercerá presión sobre el gobierno espurio de Calderón Hinojosa hasta que el presupuesto público se oriente para apoyar a la gente, aseguró que cuesta mucho al pueblo mantener al gobierno.
Por ejemplo, mencionó que representa una vergüenza que un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tenga un sueldo de 600 mil pesos mensuales y que se autorice una partida presupuestal, por cinco mil millones de pesos para este año, para atención médica privada de los integrantes de los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo.
En ese tenor, recordó que la Cámara de Diputados aprobó la Ley de Salarios Máximos y cuando se aplique, una vez que termine el proceso de ratificación en el Senado de la República y los congresos locales, los salarios de los diputados, senadores, directores generales, subsecretarios, secretarios, jueces, magistrados y ministros se reducirán en aproximadamente 50 por ciento.
Otro tema que abordó López Obrador tanto en Magdalena Contreras como en Tlalpan fue el relativo al trabajo de gestión que realizan las casas del movimiento en defensa de la economía popular. Las casas ubicadas en los dos mil 38 municipios y en las 16 delegaciones políticas tienen la encomienda de ayudar a los ciudadanos víctimas de abusos en los cobros del impuesto predial, consumo de agua potable, luz, créditos hipotecarios y tarjetas de crédito.
Luego de informar que durante su gestión al frente del Gobierno del Distrito Federal se pusieron en marcha diversos programas sociales dirigidos a los adultos mayores, madres solteras y personas con discapacidad, el presidente legítimo de los mexicanos resaltó que su sucesor, Alejandro Encinas, dio continuidad a cada programa de beneficio social.
Posteriormente, prosiguió, la administración de Marcelo Ebrard Casaubon no sólo mantuvo vigente cada medida, sino que las hizo extensivas a un mayor número de ciudadanos y ha puesto en marcha acciones a favor de los jóvenes que cursan sus estudios de preparatoria.
En consecuencia, en el Distrito Federal la derecha no tiene cabida, por tratarse de los verdugos del pueblo. “¡Aquí no!”, declaró ante los miles de contrerenses y tlalpanses que asistieron a escuchar su mensaje.
Antes, habló del movimiento en defensa del petróleo que impidió que una minoría rapaz, una oligarquía, se apoderara de una riqueza que es patrimonio de los mexicanos. Para mañana, López Obrador se reunirá con los habitantes de las delegaciones Cuajimalpa y Álvaro Obregón.