jueves, 29 de octubre de 2009

Aprovechará el PRIAN festividades del Día de Muertos para aprobar aumentos a gasolinas, IVA e ISR, señala López Obrador


Preparan los partidos de la oligarquía un nuevo golpe a la raquítica economía familiar, subraya

* El IVA pasará de 15 a 16%, el ISR de 28 a 30%, y los combustibles sufrirán alzas de 17%, sostiene

* Hasta ayer Felipe Calderón confirmó que los grandes empresarios y banqueros no pagan impuestos, destaca

Mientras los mexicanos están entretenidos con las festividades del Día de Muertos, los senadores priistas y panistas aprovecharán el fin de semana para aprobar la Ley de Ingresos para 2010 y, con ello, asestar un golpe más a la endeble economía popular con aumentos a impuestos y a los precios de las gasolinas, aseguró Andrés Manuel López Obrador.

Probablemente, legisladores de ambos partidos que están al servicio de los potentados, de la mafia de la política “dejen para mañana la votación de la Ley de Ingresos, porque como ya viene Todos Santos, el Día de Muertos, van a aprovechar que la gente va a estar entretenida con estas ceremonias para dar el golpe”, consideró.

En San Jacinto Tlacotepec, el presidente legítimo de México sostuvo que desde hace tiempo dio a conocer que los grandes empresarios y banqueros, los más ricos de México, no pagan impuestos y Calderón confirmó ayer que ese sector evade su responsabilidad fiscal. “Ayer hasta el pelele de Calderón tuvo que decir que los de arriba rara vez pagan impuestos” añadió.

En el tercer día de la onceava semana de recorrido por los 418 municipios de usos y costumbres subrayó: “La mayoría de los mexicanos no saben que los que tienen más ingresos no pagan impuestos, como Coca-Cola, Bimbo, Maseca, Cemex, Telmex, Walmart, Bancomer y Banamex”.

Ante la decisión de Felipe Calderón de reiterar su decisión de privatizar la industria petrolera, el presidente legítimo de México advirtió: “Ya estamos preparados y no vamos a permitir la privatización del petróleo”.

Desde Santo Domingo Teojomulco, recordó que el año pasado el Movimiento en Defensa del Petróleo logró que no se entregara el hidrocarburo a corporativos internacionales y “volveremos a evitar que unos cuantos se queden con un bien que es de los mexicanos”.