jueves, 10 de diciembre de 2009

Agustín Carstens: un peligro para el Banco de México


Además de ser un mentiroso (dijo que no había excedentes petroleros y luego siempre sí hubo), Agustín Carstens como secretario de Hacienda fue irresponsable e inepto.

Primero, Carstens salió con que si a Estados Unidos le daba gripa, a México sólo le daría “catarrito.” No fue así.

Cuando el Peje, asesorado por Rogelio Ramírez de la O, uno de los mejores economistas del mundo, alertó de la crisis que podría desatar la fragildad de la economía americana, Carstens no hizo nada.

Finalmente se desató la crisis en Estados Unidos, y en México la devaluación. Carstens, en conjunto cn Guillermo Ortiz, declaró que no tenían manera de saber que México iba a ser afectado.

Mintió. Ya existían los avisos de la crisis que se aproximaba. Pero Carstens simplemente los ignoró.

Y peor aún: en vez de impulsar un plan anticrisis como el de Lula Da Silva, que se basaba en la reducción de los impuestos, Carstens no hizo nada. Resultado: En el mismo lapso en el que Brasil generó un millón de empleos, México los perdió.

Para colmo de males, ya con un millón de empleos menos y menor poder adquisitivo, a Carstens se le ocurre ¡subir los impuestos a la clase media sin tocar los privilegios fiscales de las grandes empresas!

Hasta los empresarios le dijeron que era un error; que esto generaría mayor desempleo e informalidad. Y peor aún: las calificadoras de deuda le bajaron la calificación a la deuda de México.

A los empresarios Carstens los ignoró. A las calificadoras les dijo que no les iba hacer caso.

Razón por la cual es increible que ahora Felipe Calderón quiera poner a Carstens al frente del Banco de México, quitándole su independencia y poniendo en peligro la política monetaria del país por la comprobada ineptitud e irresponsabilidad de Carstens.

Carlos Salinas de Gortari mantuvo al peso sin devaluar de manera artificial para tratar de lucirse. Al final de su sexenio el haber hecho esto causó una de las peores devaluaciones en tiempos recientes. Poner a Carstens en el Banxico parece tener la intención de repetir este esquema: que Calderón se luzca con un tipo de cambio artificial.

Lo digo por las evidencias: Luego de la salida de Guillermo Ortiz del Banxico, el dolar misteriosamente “baja”. No duró mucho el gusto: tuvo el alza más fuerte del año luego de eso.


PD: Que René Arce va a renunciar al PRD. Ojalá