viernes, 11 de diciembre de 2009

Amlo habla del caso de iztapalapa y habla de quien es el nuevo pelele de la mafia politica EL PEÑA NIETO



Andrés Manuel López Obrador expresó su confianza de que el caso Iztapalapa se resolverá a favor del pueblo de la demarcación, después de que el jefe delegacional Rafael Acosta presentó una licencia para separarse del cargo de manera definitiva.

El presidente legítimo de México acusó a la mafia de la política del conflicto que generó la cancelación del registro de Clara Brugada como candidata a la jefatura delegacional.

Posteriormente, puntualizó en una entrevista, la misma mafia de la política, del poder y del dinero “sonsacó” a Acosta una vez que éste asumió el cargo, para que incumpliese su compromiso de solicitar licencia.

De manera adicional, lo convirtió en una estrella más del canal de las estrellas, destacó al asegurar que la eventual llegada de Agustín Carstens a la dirección del Banco de México no modificará la actual política económica, de empobrecimiento, que se viene aplicando desde hace más de 26 años.

Durante dicho lapso se reporta cero crecimiento económico. Cuando Fox arribo a la Presidencia ofreció un cambio, pero en la Secretaría de Hacienda nombró a Francisco Gil, un colaborador de Carlos Salinas en la misma dependencia.

Luego, el presidente usurpador, Felipe Calderón, designa a Agustín Carstens en Hacienda, cuyo único mérito es que fue alumno de Gil Díaz y ahora Ernesto Cordero, un egresado del ITAM, releva a Carstens.

No escapó a su memoria el hecho de que la economía nacional ocupa el último sitio entre las economías de América Latina, por debajo de Haití.

Antes de iniciar la reunión de evaluación con los comités municipales del Gobierno Legítimo en Hidalgo, los reporteros le preguntaron sobre posibles alianzas del PRD con el PRI y el PAN, López Obrador respondió que los últimos dos partidos son lo mismo y representan a la oligarquía, a aquellos que se sienten amos y señores de México.

Sin embargo, aclaró que la mafia inició una operación de recambio y retiró su apoyo al PAN y ahora el proyecto se enfoca hacia el PRI y su precandidato presidencial Enrique Peña.

En 1988 el PAN apoyó al PRI en el fraude electoral para que ascendiera Carlos Salinas a la Presidencia de la República y en el 2006 el PRI contribuyó en el fraude que orquestó el PAN para que Calderón usurpara el mismo cargo, recordó.

También mencionó que a Calderón Hinojosa lo han hecho a un lado aquellos que hace tres años le brindaron todo su apoyo, incluso los medios de comunicación que lo alababan y le quemaban incienso.