domingo, 21 de marzo de 2010

Urge López Obrador a cambiar la política económica para garantizar la tranquilidad, la seguridad pública y la paz social


Propone AMLO construcción de obras públicas para generar empleos

Andrés Manuel López Obrador propuso un amplio programa de construccíon de obra pública y de becas para estudiantes como solucíon a la crisis y la inseguridad. Señaló además que en Ciudad Juárez más de la mitad de las calles no tienen pavimento.
Nos congregamos para recordar en su natalicio a Benito Juárez García, el mejor presidente de México en toda la historia. Lo hacemos en momentos en que nuestro país enfrenta una severa crisis económica, social, política, moral, de inseguridad y violencia. Juárez es símbolo de honestidad, austeridad, rectitud, laicismo, legalidad y patriotismo.
Este presidente vitalicio nos dejó muchas lecciones para actuar en circunstancias difíciles, pero quizá la enseñanza mayor fue su ejemplo de perseverancia y su inquebrantable fe en la causa que defendía. Por eso, el mejor homenaje que podemos rendirle es mantener nuestro compromiso de no claudicar en el objetivo superior de transformar la vida pública del país.


Hay crisis porque, desde Salinas hasta Calderón, se han entregado 25 millones de hectáreas, el 12 por ciento del territorio nacional, para la explotación del oro, la plata, el cobre y se ha favorecido, básicamente, a tres consorcios: Grupo México, Peñoles y Carso, así como a las mineras canadienses, asociadas con políticos del PRI y del PAN.

Hay crisis porque la economía nacional ha permanecido estancada y no se han generado empleos.

Hay crisis porque se abandonaron las actividades productivas, tanto en el campo como en la ciudad.

Hay crisis porque los potentados no pagan impuestos.

Hay crisis porque se protege a los monopolios vinculados al poder.

Hay crisis porque el presupuesto se destina a mantener los privilegios de los altos funcionarios públicos.

Hay crisis porque no se garantizan los derechos constitucionales al trabajo, a un salario digno, a la educación, la salud, la vivienda, la seguridad social y el bienestar del pueblo.

Hay crisis porque a los jóvenes se les ha marginado y se les han cerrado las puertas para la educación y el trabajo.

Hay crisis porque impera la corrupción y la impunidad.

Hay crisis porque un grupo ha confiscado todos los poderes constitucionales y mantiene secuestradas a las instituciones.

Hay crisis, en suma, porque en México domina una oligarquía y no hay una auténtica democracia.

Los responsables de la tragedia nacional, desde luego, tienen nombre y apellido. Son los 30 potentados que, por mantener y acrecentar sus privilegios, han venido cancelando el futuro de millones de mexicanos y están destruyendo al país. Y como es evidente, esta mafia no está dispuesta a ceder en nada, aunque terminen de arruinar a México y de desgraciarnos a todos.

En todo el territorio nacional se está llevando a la práctica una estrategia que consiste en el cumplimiento de tres tareas básicas, esto es también importante en nuestro movimiento. Hemos concebido definir con mucha claridad el plan de acción.

¿Cuál es el objetivo? La transformación del país, ¿cuál es la tarea, estrategia, qué es lo que tenemos que hacer para conseguir ese propósito, ese objetivo superior? Tres tareas básicas: primero, que los comités municipales, estatales, distritales que se han constituido se encarguen de construir, de constituir, de crear comités territoriales.

Que tengamos comités en todos los pueblos, colonias y barrios de México.

¿Qué fue lo primero que hicieron? Crearon clubes liberales, el primer club Ponciano Arriaga, luego clubes liberales en todos los pueblos del país. Algo parecido a nuestros comités.

Esto se está haciendo, esta tarea se está llevando a la práctica en todo el territorio nacional. Segundo, tenemos que seguir convenciendo a más gente, adherir a nuestro movimiento a más ciudadanos, mujeres y hombres de buena voluntad. Como aquí nos dijo Pedro Miguel, ya somos dos millones 500 mil en todo México, los representantes del Gobierno Legítimo y de este movimiento. Hay que seguir inscribiendo a más ciudadanos.