miércoles, 19 de mayo de 2010

Repudio al rector del ITSON Gonzalo Villanueva en el día del maestro




Repudio al rector del ITSON en el día del maestro

Por Redacción / Dossier Politico

Dia de publicación: 2010-05-17


Pasaban pocos minutos de las 20:00 hrs. del viernes 14 de mayo, en plena celebración del día del maestro y el rector del ITSON Gonzalo Rodríguez Villanueva en el uso de la palabra para dar su mensaje anual al personal docente, cuando un grupo de ex maestros y ex alumnos lo interpelaron a base de gritos y exhibiendo mantas, pidiéndole que de inmediato renunciara a la rectoría, así como la ejecución de auditorías externas por entes independientes, pero además, reclamando la modernización del modelo académico de la institución.
Los manifestantes aseguraban que previamente solicitaron audiencias en la oficina del rector, las que sistemáticamente les niegan desde septiembre del año anterior, desconociendo a la fecha explicaciones o motivos válidos que impidan el acercamiento con el rector. Ante la imposibilidad de ser recibidos por el rector en su despacho, fue que aprovecharon la reunión anual de los maestros del ITSON, para exponer su descontento y rechazo a la gestión de González Villanueva.

Durante los meses previos, el rector del ITSON expuso repetidamente, sin satisfacer completamente la inquietud de la sociedad del Sur de Sonora, generalidades vagas de las sospechosas inversiones y el destino de los 75 millones del presupuesto institucional, colocados en instrumentos bancarios de riesgo.

Hecho reprobable, pues es sabido que las normas de la administración pública impiden colocar cualquier tipo de fondos oficiales en inversiones de renta variable. Además, dentro de atmósferas tensas y oscuras, sin que medien explicaciones públicas, hace pocas semanas renunció Roberto Barrera, quien fungía como vicerrector y se encontraba en primera fila en la prelatura rectoral.
Maestras, maestros e invitados, degustaban apenas entremeses y los primeros aperitivos, cuando quedaron sorprendidos, congelados, mudos y engarrotados a sus sillas. Unas cuantas maestras y trabajadoras de áreas administrativas del ITSON, olvidándose de las formas y del respeto al derecho de la libre expresión de las ideas, se olvidaron de la educación y gritaron obscenidades a los manifestantes, en tanto que algunos desesperados, rebasados también por la intolerancia con el que disiente, aventaron servilletas del servicio de comedor y probablemente hasta una copa de cristal.

Espantado con la demostración de rechazo, el maestro Gonzalo Rodríguez Villanueva, titubeó con el armado del discurso en proceso, visiblemente nervioso e imposibilitado para continuar la alocución, balbuceó descoloridos “muchas gracias”, y luego, entre desangelados aplausos, huyó rápidamente del estrado al refugio de su mesa en primera fila y en la zona central de la explanada. Urgidos por alguna voz, los músicos contratados desentonaron la cortinilla musical, sin conseguir llamar la atención de los cientos de comensales, ni tampoco apagaron las potentes voces de los manifestantes que llenaban la explanada.
Los manifestantes urgieron al Patronato a que ordene auditorías a toda la gestión de Gonzalo Rodríguez Villanueva, pidieron la inmediata separación del rector, sin beneficios de liquidación económica, así como la presentación de “cuentas claras”. Entre alegatos y rudos jaloneos, los inconformes con la actuación del rector, fueron empujados hasta la puerta accesoria por los nerviosos agentes de seguridad y algunos maestros, a quienes la incondicionalidad con el rector Rodríguez los convirtió en rudos guaruras, y a los que tratan de identificar los manifestantes para señalarlos públicamente.

Los guardias del rector arrebataron las mantas de protesta, pero les fue imposible impedir los gritos que argumentaban los derechos a ser escuchados y atendidos en sus peticiones. Entre forcejeos, empellones y repetidas solicitudes en voz alta, pidieron a gritos la atención del rector. Finalmente los manifestantes fueron atajados con rudeza y escoltados hasta la salida lateral que conduce a la calle 5 de Febrero, sin conseguir que el rector los atendiera.

Aparte de los recursos oficiales que sospechosamente se esfumaron tras inversiones riesgosas, se sabe que existen razones adicionales por las que la comunidad universitaria del ITSON reclama la separación del rector González Villanueva y la intervención de entes auditores confiables y ajenos a la institución. Entre ellas destacan las cuentas millonarias relacionadas con 15 viajes del rector a Europa y Asia entre el 2003 y el 2009; la opacidad de los costos totales y reales de la construcción del gimnasio deportivo conocido como Arena ITSON, más otras edificaciones; la clarificación de los contratos millonarios firmados con escuelas extranjeras de dudoso prestigio académico, y mediante los cuales al menos una docena de catedráticos adscritos al claustro del ITSON obtuvieron títulos de “doctorado”.

Entre los temas no aclarados y que llaman la atención de la comunidad, destaca la súbita e “inexplicable” desaparición de fondos históricamente asignados al fideicomiso de postgrado del ITSON, por lo que desde mediados del año anterior prácticamente se suspendieron las tradicionales invitaciones para que catedráticos del país o extranjeros visiten o realicen estancias sabáticas y de corta duración en los campus del ITSON de Sonora, con la finalidad de que coordinen estudios o lleven a cabo investigaciones asociadas de alto rendimiento; pero además, e igual de grave, que por ese desfalco es notoria la reducción de becas de maestría y doctorado, que se asignaron en el último año a los académicos del ITSON.
En el grupo de manifestantes se encontraban Jesús Cózarit y Gabriel Mendoza, alumnos del ITSON; Carlos Rubalcaba y Rosendo Arrayales, maestros auxiliares separados arbitrariamente de la institución, así como Jesús Noriega, ex alumno del ITSON, quien recordó a los presentes que su abuelo trabajó al lado de Don Moisés Vázquez Gudiño para fundar el ITSON. Lamentó el destino amargo al que González Villanueva condujo los sacrificios de los pioneros del Valle del Yaqui.
Dijo además que está inconforme, porque el desánimo institucional y la falta de visión de González Villanueva rezagaron en el ITSON los modelos de la educación superior, y que la formación de profesionales no se vincula con las necesidades sociales ni el mercado laboral. Noriega, enfatizó que la permanencia del maestro Gonzalo Rodríguez Villanueva en la rectoría es sinónimo de fracaso, porque con él nada garantiza la refundación y el proceso de modernización que conduzcan al ITSON que Sonora y México requieren aquí y ahora.
Fue sintomático que al parejo que los manifestantes desalojaban la explanada, en medio de caras sorprendidas y serias de los asistentes, desde la distancia recibieron discretas pero evidentes muestras de apoyo de parte de algunos comensales que vieron con simpatía la demostración de valor cívico mostrada por los miembros de la comunidad universitaria que se inconformaron en plena celebración del día del maestro en la explanada del centro de estudios más importante del Sur de Sonora.

Pudieron conocerse testimonios de algunos asistentes, quienes confiaron que la irrupción de los manifestantes acabó con el ambiente de fiesta que hasta esos momentos se vivía frente al búnker de rectoría. La paranoia y la idea de que los manifestantes volverían a presentarse en cualquier momento, hizo que entre los comensales cundiera la preocupación y terminara el ambiente de festejo. La desconfianza y el desorden privaron hasta entre los meseros que apresurados servían la carne asada fría y mal cocida

Aunque seguiremos buscando al rector por vía telefónica para pactar una entrevista y conocer sus impresiones, lo cierto es que al cierre de la edición no fue posible contactar al maestro Gonzalo Rodríguez Villanueva. Tradicionalmente es difícil entrevistarlo y escucharle que vierta personalmente opiniones, sobre todo ha sido renuente a externar puntos de vista acerca de los acontecimientos que en los últimos meses envolvieron al ITSON en una pesada atmósfera de inestabilidad administrativa y quebrantada proyección y percepción sociales.
En larga plática telefónica, Jesús Noriega dijo que ama entrañablemente la tierra que lo vio nacer y que siendo egresado del alma máter del sur de Sonora, no podía mantenerse al margen y permanecer callado por más tiempo, especialmente ante las demostraciones de incompetencia directiva, ni tampoco de cara a las sospechosas acciones en las presuntamente ha incurrido el todavía rector Rodríguez Villanueva, sobre todo, en cuanto a uso y destino de recursos institucionales.

Noriega descartó que se trate de provocaciones ordenadas por grupos o facciones agraviados y que tenga interés personal de perjudicar al rector; en cambio, confirmó que desde el sábado 15 de mayo, numerosos maestros y alumnos lo llamaron asegurándole que se sumarán espontáneamente a otras demostraciones públicas de repulsa a la gestión de González Villanueva que se acuerden; por lo que no extrañaría que en el transcurso de la semana se presenten nuevas y más radicales manifestaciones en los diversos campus del ITSON.

Del jolgorio al velorio. Los temores anticipados por el regreso de los manifestantes causaron efectos desastrosos. Mientras que en el ambiente reinaban aires sepulcrales, a la distancia se percibían la consternación y preocupación en el rostro anguloso del rector Gonzalo Rodríguez Villanueva, el que a hora temprana, sin ocultar los rasgos evidentes de la frustración, abandonó la reunión fuertemente escoltado por un grueso contingente de vigilantes, al que se sumaron los maestros de la entera confianza del rector. Apenas abandonó el rector la reunión, muy pronto el resto de los asistentes dejaría también las instalaciones del ITSON, algunos de ellos, incluso sin probar bocado de la fría cena.

http://antiguo.itson.mx/transparencia2/transparenciaitson/rector.png

:: ELMINERAL.COM.MX :: Repudio al rector del ITSON en el día del .