jueves, 10 de junio de 2010

Dice patrulla fronteriza que las piedras son armas

Washington - El Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza respaldó hoy 'las acciones de los agentes que hicieron su deber', en el incidente que terminó con el asesinato del niño mexicano Sergio Adrián Hernández, en la frontera con México.

'Los agentes de la Patrulla Fronteriza fueron asaltados en la frontera entre México y Estados Unidos por varios individuos armados con piedras y ellos fueron forzados a defenderse a sí mismos y a sus compañeros', según el sindicato.

'Respaldamos las acciones de los agentes que cumplieron con su deber en El Paso y confiamos en que la investigación sobre ese incidente justifique esas acciones', indicó la organización sindical que agrupa a 17 mil de los 20 mil agentes que conforman la Patrulla Fronteriza.

'Si bien la pérdida de la vida de este adolescente es lamentable, se debe únicamente a su decisión de levantar una piedra y asaltar a un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos', señaló en un comunicado el Concilio Nacional de la Patrulla Fronteriza.

El concilio sostuvo que 'a los agentes de la Patrulla Fronteriza no se les entrena ni se les paga para soportar ataques violentos sin la capacidad de defenderse'.

'Las piedras son armas y constituyen fuerza letal. Si un agente se enfrenta a fuerza mortal, ellos van a responder de la misma forma.

Ningún agente quiere disparar a otro ser humano, pero cuando un agente es asaltado y teme por su vida, entonces su mano se ve forzada', apuntó.

El sindicato criticó la posición asumida por el gobierno mexicano, que condenó el incidente al calificarlo de abuso de fuerza y exigió a las autoridades estadounidenses una exhaustiva investigación del mismo