jueves, 8 de julio de 2010

El Dossier politico habla de AMLO en primera plana



¿Cómo está viendo el dirigente de los Comités Ciudadanos el año 2012?. Andrés Manuel visualiza una cerrada contienda entre dos proyectos; el primero sería el de la oligarquía, y el otro consistiría en plantear el cambio de la vida económica y política del país.

El primer proyecto estaría respaldado por los medios de comunicación más poderosos, entre ellos Televisa, y por los dos partidos, PRI y PAN que irían divididos a elecciones donde el candidato favorito de los oligarcas sería Enrique Peña Nieto. A pesar del poder con el que se apoyará al primer proyecto, Andrés Manuel afirma que la gente tendrá conocimiento de la existencia de su plan antioligarca. Para entonces “nadie podrá decir que no sabía, con detalle, de la opción que representamos y en la que creen millones de mexicanos”, (p. 192).

En cuanto a su propio proyecto que remataría en una Nueva República, el dirigente de los comités de ciudadanos ve solamente dos personajes que podrían abanderarlo en una campaña por la presidencia, uno de ellos es él mismo, y el otro es Marcelo Ebrard, actual jefe de gobierno del Distrito Federal. Al pre-precandidato no le preocupa si él no se convierte en candidato, y en todo caso, afirma que será la gente quien decida a quién le tocará encabezar el plan de la Nueva República, concepto que en el libro todavía no tiene una definición precisa.

El peor de los escenarios sería que el pueblo apostara por más de lo mismo y se diera una especie de “masoquismo colectivo”; en esas condiciones, -expresa el dirigente-, “no sería en vano nuestra lucha” porque está convencido de que “lo irracional no puede ser eterno”. No descarta que a través del engaño la oligarquía vuelva a imponerse, pero está convencido que la labor que él hace es para que el pueblo se dé cuenta de que es posible transformar la vida pública del país. En el libro, Andrés Manuel anuncia que un grupo de especialistas se encuentra elaborando una primera versión de un documento en donde se definirá un proyecto de nación. Esta primera versión se presentará ante la Asamblea de la Resistencia Civil el próximo 25 de julio en el Zócalo. Sin duda en dicho documento se incluirán los diez puntos que Andrés Manuel ha postulado para hacer el cambio que desde su punto de vista es posible lograr.

Hasta aquí hay una lógica de la larga preparación de una campaña político-electoral, que ha seguido pasos coherentes. Para estas fechas los comités ciudadanos se han multiplicado a lo largo de la república y éste es el mayor capital político con el que Andrés Manuel entrará al concurso para decidir quién va por la presidencia con el proyecto de crítica al neoliberalismo. Si los cálculos no fallan, cuando menos tres partidos, PRD, Convergencia y el PT van a definir al candidato que los represente en el 2012.

Como puede verse, la apuesta principal de Andrés Manuel es construir una especie de redes sociales a través de los comités ciudadanos que se encargarían de la preparación de su campaña electoral, de movilizarse y de cuidar el voto en las urnas.

Se parece un poco a la táctica de la organización territorial del PRI que ha probado resultados exitosos con la condición de tener un aparato centralizado, disciplinado, y recursos de Estado. Es también una táctica parecida a la que López Obrador instrumentó, en otras condiciones, en la elección pasada. Pero una pregunta pertinente se refiere a que si Andrés Manuel compitiera como candidato, ¿las urnas estarían verdaderamente cuidadas o tampoco entonces se estaría en la capacidad de cubrirlas?. La pregunta no es ociosa porque se podría estar levantando un segundo castillo de arena que fuera fácil presa de los oportunistas y de los poderes fácticos que se moverán, como el mismo líder lo anticipa en el libro, en contra de la propuesta que la resistencia civil enarbola.

Quiero ser claro en este punto. Andrés Manuel tiene la simpatía de muchos ciudadanos pero aún cuando triplicara la simpatía de aquí al día de la elección del 2012, eso no alcanzaría para hacerse de la presidencia. Lo que quiero diferenciar es que simpatía significa lo mismo que hacer una caravana con el sombrero y sonreir, pero en las circunstancias que se darán en el 2012 se requiere un nivel de compromiso que solamente puede adquirirse mediante la conciencia que proviene de la lucha y de estar claros en los objetivos que se persiguen. Mañana la tercera parte