jueves, 5 de agosto de 2010

Hágase tonto con mariguana y no piense en Mexicana

Toda la semana el tema del conflicto de Mexicana de Aviación ha dominado en los medios. Este conflicto se reduce basicamente a la empresa queriendo doblegar, o de plano desaparecer, a los sindicatos de trabajadores aéreos, y los trabajadores a no dejarse.

Es el SME y Luz y Fuerza del Centro, pero en versión iniciativa privada: una crisis financiera causada por los malos manejos de los directivos la empresa (según acusan los trabajadores de Mexicana) que se usa de pretexto para culpar a los sueldos de los trabajadores (según dice la aerolínea de Gastón Azcárraga).

Los trabajadores han pedido varias veces la intervención del gobierno federal en el conflicto. El gobierno panista no ha hecho nada. A tal grado que de plano el sindicato de pilotos ayer dejó de invitar a sus conferencias de prensa a Javier Lozano Alarcón y a Juan Molinar Horcasitas, secretarios del trabajo y SCT, respectivamente.

Increiblemente, desde antier, cuando Mexicana entró en Concurso Mercantil, Felipe Calderón decidió hacer la finta de "abrirse al debate" sobre la legalización de la mariguana cuando en realidad no tenía ninguna intención de aceptar legalizarla.

Pese a que era obvio que Calderón se limitó a decir "los escucho"--que en realidad quiere decir "digan lo que quieran, me vale"--los medios lo publicaron como si realmente fuera una apertura a debate.

Excepto Notimex, la agencia del Estado.

¿Quién se iba a creer que Calderón realmente estaba abierto a debate si usó de pretexto para negarse que el precio de las drogas lo pondría Estados Unidos cuando el gobierno federal tiene como política el homologar el precio de la gasolina con el de Estados Unidos y cuando la electricidad sube con el precio del gas en EU?

Era claro que era una cortina de humo, en la cual, lamentablemente, cayó mucha gente en vez de voltear la mirada al grave conflicto de Mexicana y el riesgo que implica para los pasajeros, como se explicó el martes pasado en este espacio.

Y tan lo era, que al día siguiente Calderón dijo que no iba a parar la guerra contra el narco sólo para disminuir la violencia. Obvio: para lo que realmente le sirve es para seguir intentando legitimarse por el fraude que hizo en 2006.

Yo por lo menos no pienso hacerme tonto con el tema de la mariguana y pienso seguir enfocándome en Mexicana.