domingo, 17 de enero de 2010

PRI y PAN son lo mismo, la diferencia: “uno es ladrón y el otro ratero”: AMLO

Lo que los hace diferentes es la semántica y votar por ellos es votar por "la mafia en el poder a la cual sirven ambos", afirmó el tabasqueño.

Poza Rica, Ver. La única diferencia entre los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) es semántica, pues “unos son ladrones y otros son rateros, y votar por cualquiera de ellos es votar por la mafia en el poder a la cual sirven ambos”, señaló el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en el contexto del inicio del proceso electoral en Veracruz que renovará la gubernatura, las 212 alcaldías y el congreso local.

“Los dos se quieren repartir el estado y el país en un bipartidismo que no hay que permitir porque los dos significan lo mismo, ¿cuál diferencia puede haber entre la Coca-cola y la Pepsi cola?, son lo mismo esos dos partidos”, indicó.

Sobre la intención de algunos perredistas para postular a personajes ligados a la administración de Vicente Fox, como Lino Korrodi en Tamaulipas, y Xóchilt Gálvez, en Hidalgo, el tabasqueño reiteró el llamado a que los abanderados de los partidos que conforman el Frente Amplio Progresista (FAP), es decir PRD, PT y Convergencia, sean seleccionados entre los que “estén mejor posicionados entre la población y además que tenga solvencia moral y politica”.

López Obrador se reunió este domingo con representantes de los comités municipales y regionales del llamado gobierno legitimo en el norte de Veracruz, en lo que fue su primera gira del año a la entidad.

El Movimiento de Transformación insistirá que se aprueben las iniciativas de ley para la Austeridad Republicana y la Abolición de los Privilegios


Destaca la necesidad de reducir los salarios de los altos funcionarios, eliminar de todo privilegio y proceder a un ajuste al gasto corriente del gobierno espurio de Felipe Calderón.

* Con la aplicación de un plan de austeridad se podrían obtener ahorros hasta por 200 mil millones de pesos, detalla

Andrés Manuel López Obrador informó que el movimiento por la transformación de México, a través de sus diputados federales, insistirá en la aprobación de las iniciativas de ley para la Austeridad Republicana y para la Abolición de los Privilegios Fiscales, con el objetivo de obtener ahorros presupuestales y hacer que los grandes empresarios y banqueros paguen impuestos.

Ante la escalada de precios que provocó el alza a los impuestos y a los precios de las gasolinas, el diesel, la energía eléctrica y el gas, que impactaron en la endeble economía popular, destacó la necesidad de reducir los salarios de los funcionarios públicos de primer nivel, eliminar de todo privilegio y proceder a un ajuste al gasto corriente del gobierno espurio de Felipe Calderón.

Con la aplicación de un plan de austeridad se podrían obtener ahorros hasta por 200 mil millones de pesos, detalló al calificar de injusto y una ofensa para millones de mexicanos que un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tenga un salario de alrededor de 600 mil pesos mensuales.

El presidente legítimo de México también hizo énfasis en la urgencia de contar con una legislación que evite la evasión fiscal de las grandes empresas e instituciones financieras. “Si se cobraran impuestos a los potentados y se eliminaran los privilegios fiscales, no habría necesidad de aumentar impuestos ni de afectar la endeble y, raquítica economía popular”, estimó.

En entrevista previa a una reunión de evaluación con integrantes de los comités municipales del Gobierno Legítimo en la región de Tehuacán, Puebla, se refirió en particular a las operaciones de compra-venta de empresas que se realizan en la Bolsa, con la deliberada intención de evadir el pago de impuestos.

Puso de ejemplo el caso de la venta de la división cervecera del grupo Femsa a la empresa trasnacional holandesa Heineken.

La transacción se realizó por 7 mil 400 millones de dólares, sin el correspondiente pago de impuestos, de alrededor de mil 500 millones de dólares, cantidad equivalente al 70 por ciento de lo que espera recaudar este año el gobierno espurio con el incremento del 15 al 16 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), explicó.

En consecuencia, subrayó, es necesario y urgente contar con una ley que obligue a los grandes empresarios y banqueros a que cumplan con el pago de sus contribuciones fiscales.

Con relación a la ola de inseguridad y violencia que azota a todo el país, López Obrador manifestó que ambos flagelos son fruto podrido de la actual política económica neoliberal, que mantiene en niveles de pobreza a la mayoría de los mexicanos.

Durante los últimos 27 años, desde que se impuso el régimen neoliberal, se agudizó el desempleo, se reporta una tasa de cero crecimiento y los jóvenes carecen de oportunidades de trabajo y de estudio, aseguró al manifestar que la economía nacional cayó 8 por ciento el año pasado.

Sin embargo, aclaró que los potentados, la mafia del poder, la oligarquía están aferrados en mantener el mismo sistema económico, porque les ha rendido beneficios personales.

Ese mismo grupo oligárquico –prosiguió— también tomó la decisión de retirar su apoyo al presidente usurpador Felipe Calderón y de presentarlo como el chivo expiatorio y responsable de la crisis.

Ahora, la mafia del poder, del dinero y de la política emprendió un proceso de recambio y proyecta al PRI y al gobernador mexiquense Enrique Peña como su propuesta para el 2012, con la deliberada intención de simular un cambio, explicó.

El presidente legítimo de los mexicanos informó a los comunicadores que inició un nuevo recorrido por la geografía nacional para evaluar el trabajo de organización que llevan a cabo los comités municipales.

El trabajo de cada comité es “hacer conciencia” entre los ciudadanos sobre la necesidad de un cambio real y auténtico de México y sus instituciones, por la vía pacífica, por el camino de las urnas, agregó.

Para mañana, López Obrador sostendrá reuniones de evaluación con los comités municipales en Huejutla, Hidalgo, y Poza Rica, Veracruz